Today is Wednesday, April 23, 2014
Today's date:
Wednesday
April 23, 2014
Wednesday, April 23, 2014
04/23/2014
Wednesday
04/23/2014
Home
Medical Staff
Online Forms
Log In
Research

en ESPAÑOL


Privacy Policy

This notice describes how medical information may be used and disclosed, and how you can get access to this information.
Click here for more information.

Announcement
Main Number
(504) 371-0071

Referrals
(504) 371-0993

Account Information
(504) 371-0994 or (504) 371-0997

Appointments
(504) 371-0995

Pediatric Services

UiNO provides a full range of pediatric urological services under the direction of our qualified staff members.



Cáncer de próstata
 
Información básica
El cáncer de próstata es el segundo cáncer más común diagnosticado en los hombres estadounidenses. Se diagnostica cada año en aproximadamente 200,000 hombres.
El cáncer se limita a la próstata en más de los dos tercios de hombres con la enfermedad, permitiendo una mayor posibilidad de cura que si el cáncer estuviera diseminado.
El cáncer se limita a la próstata en más de los dos tercios de hombres con la enfermedad, permitiendo una mayor posibilidad de cura que si el cáncer estuviera diseminado.
El cáncer de próstata hace referencia al desarrollo de células cancerosas en la próstata, un órgano del tamaño de una nuez que rodea la parte inferior de la vejiga masculina frente al recto. La próstata se encarga de producir los fluidos en el semen que nutren y transportan el esperma. Las células prostáticas anormales se convierten lentamente en un tumor maligno. Los tumores cancerosos pueden finalmente hacer metástasis, o diseminarse más allá de la próstata, signo de enfermedad avanzada.

Próstata anormal.
Próstata anormal.
Para la edad de 50 años, 1 de cada 4 hombres tiene algunas células cancerosas en la próstata. A los 80 años, la relación se convierte en 1 de cada 2. Sin embargo, la mayoría de los hombres sobreviven al diagnóstico. En los Estados Unidos, una persona con cáncer de próstata solamente tiene un 3 por ciento de riesgo de morir de la enfermedad.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

El cáncer de próstata se desarrolla lentamente y puede causar pocos síntomas, si los causa. Si aparecen síntomas, éstos pueden ser:
  • Dificultad o incapacidad de orinar, o dolor o ardor al orinar;
  • Sangre en la orina;
  • Eyaculación dolorosa;
  • Pérdida de apetito y peso; o
  • Dolor continuo en la parte inferior de la espalda, la pelvis, o en la parte superior del muslo.
CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

No se conoce aún completamente la causa del cáncer de próstata. Algunos casos de cáncer de próstata pueden heredarse y ser causados por mutaciones del ADN. Otros pueden estar relacionados con hormonas, el medioambiente, o la dieta.

Los factores de riesgo incluyen:
  • Edad: Cuánto mayor es el hombre, más alto es el riesgo de cáncer de próstata.
  • Raza: Los hombres afroamericanos tienen incidencias más altas de enfermedad que los hombres estadounidenses de otras etnias. Los hombres estadounidenses de origen asiático tienen los índices más bajos.
  • Antecedentes familiares: La frecuencia aumenta si el padre o hermano de la persona tiene la enfermedad.
  • Obesidad: La obesidad, o tener un sobrepeso de más del 20 por ciento, eleva el riesgo de cáncer de próstata.
  • Dieta: Algunos investigadores asocian una dieta rica en grasas con el cáncer de próstata. Otros encontraron que ingerir demasiadas calorías (al margen del origen del alimento) aumenta el riesgo.
DIAGNÓSTICO

El cáncer de próstata se diagnostica mediante una biopsia, o extracción de tejido prostático con una aguja. Sin embargo, las biopsias no se realizan en todos los hombres. Se indican si el hombre tiene:
  • Un nivel de PSA (antígeno prostático especifico, son sus siglas en inglés) de 4 como mínimo;
  • Un cambio significativo entre una prueba de PSA y la siguiente; y
  • Un examen de tacto rectal anormal (descrito a continuación).
La prueba de PSA detecta la cantidad de proteína producida por la próstata en la sangre que se asocia con el cáncer de próstata. Los expertos recomiendan la realización de pruebas de PSA anuales, a los hombres que llegan a los 50 años (o a la edad de 40 años si alguno de sus familiares cercanos ha tenido cáncer de próstata). Los afroamericanos deberían hacerse pruebas anuales de PSA comenzando a la edad de 45 años.

Un nivel elevado de PSA no siempre indica cáncer. Por lo tanto, para determinar la necesidad de una biopsia, los médicos pueden también realizar los siguientes estudios:
  • PSA libre: Este estudio mide el porcentaje de PSA libre (PSA que no está ligado a otras moléculas) en la sangre. Un porcentaje bajo de PSA libre indica mayor riesgo de tener cáncer de próstata.
  • Examen de tacto rectal: En este estudio, que se recomiendo hacerlo anualmente, el médico inserta un dedo en el recto para explorar la próstata. Las áreas anormalmente firmes pueden asociarse con cáncer. Los exámenes de tacto rectal complementan a la prueba de PSA porque cada examen detecta el cáncer que el otro no puede detectar.
  • Densidad de PSA: Los médicos dividen el número de PSA por el volumen prostático para verificar la probabilidad de cáncer.
Ciertos estudios por imágenes ayudan a verificar la propagación de la enfermedad.

  • Ecografía transrectal: (Una sonda manual insertada en el recto que emite ondas sonoras, que chocan contra los tejidos y son analizadas por una computadora).
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM)
  • Gammagrafía ósea
  • Tomografía computada (CT)
METODOLOGÍA DEL TRATAMIENTO

El tratamiento para los hombres con cáncer de próstata depende de lo siguiente:
  • La edad del hombre y la expectativa de vida;
  • Su opinión con respecto a los efectos secundarios asociados a cada tratamiento;
  • El grado y estadio del cáncer; u
  • Otros problemas de salud.
Por ejemplo, si un hombre tiene una expectativa de vida de 10 años o menos, los médicos pueden recomendar controlar el cáncer más que tratar activamente la enfermedad para evitar riesgos y efectos secundarios del tratamiento. Este enfoque pasivo, dirigido a pacientes que tienen cáncer de crecimiento lento, se conoce como observación.

Los tratamientos activos para el cáncer de próstata incluyen:
  • Cirugía, o remoción del cáncer;
  • Radiación, o el empleo de altas dosis de rayos-x u otras formas de energía para matar las células cancerosas;
  • Congelamiento de células cancerosas (crioterapia);
  • Hormonas, que pueden retardar o detener el crecimiento del cáncer; o
  • Quimioterapia, o el uso de drogas para matar las células cancerosas.
ESTILO DE VIDA

Seguir una dieta sana puede reducir el riesgo de cáncer de próstata o posiblemente retardar su crecimiento. Las dietas con alto contenido de calorías, y de grasas están asociadas con cáncer de próstata. Pero una dieta rica en frutas y verduras puede ayudar a protegerse de la enfermedad, tanto por la reducción calórica y del consumo de grasa, como por la provisión de nutrientes que combaten el cáncer. Por ejemplo, los tomates cocidos proporcionan licopeno, un pigmento antioxidante que se muestra prometedor en la prevención del cáncer de próstata. Las verduras ricas en compuestos del azufre, como el repollo, coliflor y ajo también parecen colaborar en la lucha contra el cáncer. Los alimentos a base de soja como el tofu están asociados con los índices más bajos de cáncer de próstata también. Contienen sustancias químicas vegetales que regulan la testosterona, la cual favorece el desarrollo de cáncer de próstata.

Copyright © NorthPoint Domain, Inc. All rights reserved.
This material cannot be reproduced in digital or printed form without the express consent of NorthPoint Domain, Inc. Unauthorized copying or distribution of NorthPoint Domain's Content is an infringement of the copyright holder's rights.



Medical Glossary
Word to look up:
The results will appear in a new window.

Sign Up!


Terms and Conditions | Feedback | Privacy Statement
Developed and hosted by Urology Domain.
© Copyright 2000-2014. NorthPoint Domain Inc. All rights reserved.
ICS-PR-WEB01